Comparte

Escenario actual

El escenario actual en el que nos encontramos muestra un panorama con muchas consecuencias negativas si no se actúa rápidamente. La posibilidad de que el número y la magnitud de incendios forestales disminuyan es bastante improbable, se prevé todo lo contrario.

Los incendios forestales y el cambio climático se retroalimentan mutuamente: el aumento de las temperaturas ocasionado por el cambio climático ha provocado más y mayores incendios forestales, ésto a su vez,  favorece el cambio climático al emitir a la atmósfera toneladas de CO2 que esos árboles, al quemarse, tenían almacenadas y fijadas en su interior, favoreciendo así el efecto negativo de los Gases Efecto Invernadero (GEI),  que aumenta las temperaturas y contaminan el aire.

Los incendios forestales y el cambio climático se retroalmentan provocando más y mayores incendios; y contaminando más el aire

Las diferentes circunstancias que se están dando a la vez solo suman en negativo.

Calentamiento globlal, cambio climático e incendios

Por un lado, nos encontramos con el calentamiento global. La composición de la atmósfera ha cambiado debido a la actividad industrial y al uso de combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas natural y gas licuado del petróleo), energías no renovables, que han provocado desde principios del siglo XIX un aumento del 40% del CO2 (y de otros GEI como el metano, óxido nitroso, etc.). Los GEI  actúan en la atmósfera como una manta que no permite que el calor terrestre pueda salir, provocando así el aumento de la temperatura de la tierra. Este calentamiento global ha provocado un cambio climático que trae consigo subidas importantes de las temperaturas, periodos más largos de calor y menos humedad, acarreando que la temporada de alto riesgo de incendios se haya alargado de mayo a noviembre (en vez de julio a agosto), y propiciando  los “grandes incendios” forestales.

La conocida regla del 30, que propicia estos los grandes incendios, se da cada vez más por el calentamiento global que está experimentando el planeta: más de 30º de temperatura, más de 30 km/h de velocidad de viento y menos de 30º de humedad

El calentamiento global ha provocado un cambio climático que cumple la “regla del 30” propiciando más y mayores incendios forstales

El abandono de zonas rurales y la falta de apoyos

Por otro lado, el actual abandono de las zonas rurales y de las actividades forestales, unido a que la Administración no dedica las partidas presupuestarias necesarias para mantener los bosques limpios de esa acumulación  de combustible vegetal (matorral invasor, etc.), que cada vez es mayor consecuencia del abandono de las zonas rurales hace más propenso  que el fuego se inicie y propague.

A su vez, los incendios forestales están contribuyendo al cambio climático y a su vez el cambio climático está incrementando el riesgo de incendios forestales.

¿Qué se puede hacer?

La solución a corto para luchar contra los incendios forestales, es realizar una buena planificación forestal, actuando desde la prevención, realizando trabajos para minimizar la posibilidad de que el fuego se inicie y se propague, tratando así de evitar el gran perjuicio ecológico, social y económico que causa el fuego, y  no aumentando las emisiones de CO2 y temperaturas.

 

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta el uso y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies