Comparte

El transporte por carretera y la contaminación

El transporte por carretera es una fuente importante de contaminación del aire y representa una amenaza para la salud humana y el medio ambiente. En la UE cada año, 100 millones de días de enfermedad y más de 400.000 muertes prematuras se atribuyen a la contaminación del aire (93.000 casos de muerte prematura en España en la última década y en 2010 se registraron 223.000 casos de muertes por cáncer de pulmón provocado por contaminación). Además, la contaminación provoca un daño irreversible a los ecosistemas e influye en la pérdida de biodiversidad.

Las emisiones del transporte terrestre en España se han incrementado casi un 50% en las últimas décadas, acorde a la actual movilidad de mercancías en un país periférico. En España, el sector transporte representa el 25% de las emisiones totales de Gases de Efecto Invernadero (GEI), aumentado el riesgo del  cambio climático.

93.000 casos de muerte prematura en España en la última década y 223.000 casos de muertes por cancer de pulmón provocado por la contaminación

La lucha contra el cambio climático desde la mitigación, busca frenar la acumulación de los  GEI en la atmósfera a través de la reducción, retirando  las emisiones de CO2 emitidas a la atmósfera. Los bosques tienen un papel clave en este proceso como sumideros de CO2.

Los bosques y su importancia contra la contaminación

Los bosques son los pulmones de nuestro planeta. Los árboles absorben el CO2 de la atmósfera y producen oxígeno, necesario para respirar (22 árboles emiten el oxígeno que necesita una persona al día). Son clave en nuestra lucha para mitigar y reducir el cambio climático, actuando como sumideros de CO2 con la consiguiente reducción del efecto invernadero. Los bosques contienen el 80% de todo el CO2 almacenado en la vegetación terrestre. Además, proporcionan a la sociedad grandes beneficios como el oxígeno, absorben el CO2 contaminante,  regulan los recursos hídricos, previenen de las inundaciones, controlan  las sequías, son amortiguadores de otros peligros naturales,  y ofrecen servicios como la madera, ganado, etc.

Una de las consecuencias del cambio climático es el aumento de incendios forestales: los bosques están más propensos a quemarse, los periodos de riesgo de incendios forestales han aumentado, y el actual estado de abandono de los montes españoles hace que esta probabilidad de que el guego se inicie y propague sea mayor.

Cuando los bosques se queman emiten a la atmósfera todo el CO2 que tenía almacenado y retenido en su interior, contaminando el aire. Por eso, la protección y conservación de los árboles es necesaria para nuestra persistencia, dependemos de la naturaleza para nuestro biestar y continuidad.

Los bosques contienen el 80% de todo el CO2 almacenado en la vegetación terrestre. Cuando hay un incendio y se queman el CO2 retenido en su interior vuelve a la atmósfera

Los bosques se consideran un “arma natural” para la lucha contra el calentamiento mundial debido a su capacidad para mitigar el cambio climático y adaptarse a éste reduciendo las emisiones de CO2 emitidas por las empresas y sociedad.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta el uso y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies